jueves, 14 de diciembre de 2017

Pide 3 deseos imposibles a los ángeles



¿Alguna vez te has preguntado qué tan poderosa es tu mente?

La investigadora y filósofa de la Universidad de California, Patricia Churchland, dice que la mente es “aquello que produce el cerebro”. Y de acuerdo a la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, el cerebro es “el centro de control del cuerpo. Controla los pensamientos, la memoria, el habla y los movimientos. Regula la función de muchos órganos. Cuando el cerebro está sano, funciona de forma rápida y automática. Sin embargo, cuando ocurren problemas, los resultados pueden ser devastadores”.

La mente del ser humano es capaz de curar cualquier tipo de enfermedad crónica, ya sea cáncer, diabetes, entre otras. Tal y como lo menciona doctor e investigador estadounidense Joe Dispenza: “Desde que empecé este trabajo, en 1986, hasta ahora, en 2016, he visto ejemplos de personas que han sanado a través de sus mentes”. 

Todo esto está basado en estudios cuyos resultados han sido satisfactorios después de usar un modelo científico donde se combina la física cuántica con la neurociencia, y donde esta última se refiere a la rama de la medicina que se enfoca en el sistema nervioso. 

Éste se compone de dos partes:
  • el sistema nervioso central que consta del cerebro y la médula espinal
  • el sistema nervioso periférico que consta de todos los nervios por fuera del cerebro y la médula espinal, incluso los de los brazos, las piernas y el tronco del cuerpo
En conjunto, el cerebro y la médula espinal sirven como el principal “centro de procesamiento” para todo el sistema nervioso y controlan todas las funciones del cuerpo, según lo mencionado por la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos.

De acuerdo al Instituto Nacional del Cáncer, el número de personas que están viviendo más allá de un diagnóstico de cáncer llegó a casi 14,5 millones en 2014 y se prevé que aumente a cerca de 19 millones para 2024; además, cerca de 39,6 % de mujeres y hombres recibirán un diagnóstico de cáncer en algún momento de sus vidas (con base en datos de 2010 a 2012).

Esta es una de las más temidas enfermedades debido a que, en algunos casos, la esperanza de vida es prácticamente nula. Sin embargo, salir con vida de esta enfermedad no es del todo imposible, siempre y cuando, el paciente logre dominar su mente para, entonces, poder sanar su cuerpo.

Es importante mencionar que para lograr este tipo de sanación, Dispenza menciona que se necesita una técnica basada en una meditación que va de 45 a 60 minutos diarios. El objetivo de esto es que la gente se haga consciente de su propio inconsciente, es decir, que las personas se den cuenta de que sus pensamientos se encuentran en automático, que presten atención a cada uno de sus estados emocionales y que entiendan que tienen la habilidad para cambiarlos. Todo esto se basa en los estudios realizados por este investigador, quien realizó estudios neurológicos a más de 3.900 personas, en donde demostró que estas cambian sus ondas cerebrales para poder pasar más allá de la mente analítica.

¿Cómo funciona este tipo de meditación?

Para llevar a cabo con éxito este tipo de meditación, Dispenza explica que saben cómo inducir a una persona a ese estado, por lo que, la primera parte de la meditación es una inducción que lleva a la persona hacia esa onda cerebral que le permitirá realizar cambios, despertar los genes y comenzar a mandar diferentes señales a las que había estado enviando.

Ahora bien, es muy importante mencionar que existen distintos tipos de meditación, las cuales dependen del tipo de paciente o de enfermedad que se esté tratando.

Por todo lo anterior es que se recomienda a todas aquellas personas que estén dispuestas a creer en que la mente es capaz de curar su cuerpo, que realicen cambios drásticos en su estilo de vida, buscando el equilibrio a través de prácticas como el yoga o la acupuntura.

Por otro lado, muchas personas buscan este equilibrio a través de una conexión pura con ángeles o alguna creencia que les funcione, misma que puede llegar a tener un efecto placebo, es decir, que su papel carece de acción curativa pero la creencia puede ser tan fuerte que les produce un efecto terapéutico y sanador… hasta el punto de pedir 3 deseos imposibles a su ángel como salud, dinero y amor. Todo está en ti.

Regalanos un Me Gusta

Te Recomendamos