jueves, 28 de diciembre de 2017

Limpia tu sistema linfático y evita la fibromialgia, la obesidad y la hinchazón.



La verdad es que la mayoría de la gente nunca ha oído hablar de drenaje linfático o incluso del sistema linfático. Esto se debe a que no se habla de eso a menudo; sin embargo, en 2012 investigadores de la USC hicieron esta declaración: “… el sistema linfático no es menos esencial que el sistema circulatorio de la sangre para la salud humana y el bienestar”. Sigue leyendo para saber más sobre este sistema tan poco explorado pero con la misma importancia que cualquier sistema de nuestro cuerpo. Descubre, cómo la limpieza del sistema linfático, trae múltiples beneficios para tu salud.

Por qué debes desintoxicar tu sistema linfático

Probablemente ya sabes que estamos expuestos a una gran cantidad de toxinas todos los días, para ser más específicos sobre 82.000 toxinas diferentes.

Cuando las toxinas se acumulan y no has hecho desintoxicación, regularmente nuestro sistema y nuestros órganos se sobrecargan y comprometen nuestra salud en general.

Aquí es donde el sistema linfático entra en juego. El sistema linfático limpia el líquido que rodea las células de tu cuerpo mediante la eliminación de impurezas y productos de desecho. Esto ayuda a las células del cuerpo para que funcionen correctamente.

Un sistema linfático poco saludable, puede conducir a serios problemas de salud tales como la fibromialgia, esclerosis múltiple, síndrome de fatiga crónica, obesidad, dolores y molestias, hinchazón y problemas con la digestión.
Métodos naturales para una limpieza profunda del sistema linfático

Bebe suficiente agua

Tu cuerpo necesita aproximadamente una cucharada de agua por libra (0,45 kilogramos) para permanecer adecuadamente hidratado y mantener el fluido linfático fluyendo de forma correcta.

Come suficientes verduras

Consigue suficiente vitaminas C y B. Evita los alimentos que sean difíciles de digerir, particularmente las comidas grasas, los productos animales y en especial el azúcar. Evita las comidas procesadas que contienen conservantes artificiales, saborizantes y colorantes. Come nueces crudas, cereales y aguacates para conseguir los ácidos grasos esenciales que necesita tu sistema linfático.

Come frutas y verduras crudas

Come frutas y verduras crudas, que contengan enzimas que trabajen poderosamente para limpiar el sistema linfático. Bebe zumo de arándanos sin azúcar diluido para emulsionar la grasa en el sistema linfático.

Hierbas

Toma hierbas limpiadoras solas o en té o tintura para limpiar el sistema linfático. Algunas de las hierbas útiles para purificar el sistema linfático incluyen el astrágalo, el clavo, la equinácea, el sello de oro, la fitolaca y la índigo salvaje.

Limpieza del sistema linfático con hierbas

Las siguientes seis hierbas se pueden tomar solas o en combinación de dos o más hierbas en un té o tintura.

Echinacea

(Echinacea spp). No sólo es una potente estimulación inmunológica, la equinácea se combina bien con el astrágalo para disminuir la congestión y la hinchazón en el sistema linfático.

Realizar una decocción con 2 cucharaditas de equinácea seca por taza de agua. Llevar a ebullición y cocinar a fuego lento durante 15 minutos. Beber 1 taza, tres veces al día. O tomar una cucharadita de tintura tres veces al día.

Astragalus

(Astragalus membranaceus). Los chinos han estado utilizando el astrágalo, al que se refieren como huang qi, desde hace más de 2.000 años.

“Huang qi” significa “fuerza vital fortalecedora.” Además de fortalecer la fuerza de la vida, el astrágalo es un limpiador excelente del sistema linfático. Junto a la equinácea, alivia la congestión y la inflamación en el cuerpo.

Astragalus está disponible principalmente como una tintura, o en forma de cápsula o tableta. Debido a que la potencia puede variar mucho con esta hierba, lo mejor es seguir las instrucciones del paquete para la dosis óptima.

Cuchillas

(Galium aparine). Conocido principalmente como un limpiador de la sangre y del tracto urinario, cuchillas también mejora la función del sistema linfático y disminuye la congestión y la inflamación en los tejidos.

Esta hierba mejora la capacidad del sistema linfático para tratar las toxinas y combina bien con fitolaca (ver más abajo).

Para el té de cuchillas, utiliza 2 a 3 cucharaditas de la hierba seca (tallos y hojas pequeñas) por taza de agua. Beber una taza tres veces al día. Como alternativa, utiliza 1/2 a 1 cucharadita de tintura tres veces al día. Evite el uso de cuchillas si sufres de diabetes o tiene tendencias diabéticas.

Sello de oro

(Hydrastis canadensis). Además de tener propiedades anti-inflamatorias, el sello de oro estimula la limpieza linfática. Utiliza 1/2 a 1 cucharadita de hierba seca por taza de infusión. Beber 3 tazas al día o tomar 1/2 a 1 cucharadita de tintura tres veces al día.

Fitolaca

(Phytolacca americana). Fitolaca es una hierba útil para mejorar el flujo de la linfa. Funciona bien para la adenitis, amigdalitis, laringitis, inflamación de las glándulas, las paperas, la mastitis.

Tomar una cucharadita 1/3 de la raíz seca por taza de agua y cocinar a fuego lento en la estufa durante 15 minutos para hacer una decocción. Otra opción es tomar una cucharadita 1/8 a 1/4 de la tintura, tres veces al día. No aumentar la dosis – la hierba tiene potentes efectos laxantes que pueden ser perjudiciales en grandes dosis.

Precaución: Fitolaca puede ser tóxica. La hierba debe usarse sólo bajo la supervisión de un experto cualificado en el uso apropiado de esta hierba. Fitolaca no debe ser utilizado por mujeres embarazadas y en lactancia, o en personas con leucemia linfocítica o irritación gastrointestinal.

Regalanos un Me Gusta

Te Recomendamos