viernes, 13 de octubre de 2017

Conoce la historia de Aron y Rachel, una pareja estadounidense que decidió concebir bebes afrodescendientes.


La historia que hoy te traemos es como esta pareja a pesar de ciertos prejuicios que aún se viven en la actualidad tomaron una valiente decisión para hacer crecer su familia. Ellos son Aaron y Rachel Halbert quienes adoptaron a dos pequeños afroamericanos por lo que fueron criticados duramente.


Sin embargo, estos padres se mantuvieron siempre firme en su decisión puesto que no cambiarían el hecho de ofrecer un hogar a estos niños e incluso no permitirían que cualquier cosa se interpusiera en su camino, pero lo más sorprendente de esta historia fue cuando recibieron este anuncio.

Esta pareja siempre habían soñado con ser padres, pero Rachel tenía ciertos inconvenientes que no le permitían embarazarse. Por este motivo, deciden adoptar dos niños de piel más oscura, un niño y una niña.


Aunque, su decisión seguramente provocaría algunas reacciones poco agradables.

”Sabíamos que, especialmente en el sur de los EE.UU, una pareja blanca con hijos de piel más oscura iba a provocar muchas reacciones. Siempre hay una señora mayor blanca en el supermercado que nos mira con asco, o una madre afroamericana que nos mira y sólo niega con la cabeza”, cuenta Aaron a Washington Post.

Pero a pesar de todo ello la pareja estaba muy orgullosa y feliz con su pequeña familia.

Incluso, la pareja supo de una adopción de embriones y entonces, sabían que querían tener más hijos.

Fue, en ese instante que Rachel se implantó dos embriones afroamericanos que habían permanecido congelados a lo largo de quince años, puesto que querían que sus dos actuales hijos tuvieran hermanos como ellos.

”Entendieron nuestra punto de vista de que nuestros niños tuviesen todos el mismo color de piel y decidieron que la mejor opción era precisamente implantar embriones afroamericanos”, escribe Aaron.

Tras 6 semanas, luego de la implantación de los embriones tocaba visitar al médico en Honduras, pero jamás se imaginaron lo que pasaría al llevarse una gran sorpresa.

Resulta que uno de los embriones se separó en dos, incluso el médico preguntó para certificar si realmente habían sido solo dos embriones que implantaron.

“Sí, claro, estamos seguro, le respondí yo. Después vieron que uno de los embriones se había dividido en dos en el útero de Rachel”, cuenta Aaron.

Entonces, solo significaba una cosas que ahora la pareja tendria ¡trillizos!

Al final en el parto todo salió en perfectas condiciones y la pareja ya eran padres de ahora 5 pequeños.

“Es muy reconfortante ver cómo la familia nos ha apoyado de manera abrumadora en nuestra decisión de construir nuestra inusual familia. Estamos viviendo nuestro sueño. Un sueño que quizá no sea el de la mayoría de las familias, pero del que estamos orgullosos que forme parte de la historia de nuestro país”, cuenta Aaron.

”Yo me sentía muy feliz cuando, a lo largo del embarazo, veía a mi hijo y mi hija, con su piel oscura y su pelo rizado, besaban en el vientre blanco de mi mujer. Cada noche le afirmaban buenas noches a las pequeñas que medraban en su barriga, y ahora pueden de veras dar las buenas noches a sus hermanas con sus admirables caritas”.

El padre de la familia está realmente feliz y hace una hermosa descripción muy emotiva de su familia.

”Recuerdo de qué forma un amigo que pasaba por un proceso de adopción contaba que siempre y en todo momento había querido ver su familia como una pequeña Naciones Unidas. Cuando veo ahora mi familia, voy aún más lejos, me atrevo a decir que nuestra fotografía de familia es pedazo de cielo”.





Regalanos un Me Gusta

Te Recomendamos